El ropavejero

Hace ya varios días que me volví a encontrar con un recuerdo muy bonito de mi niñez, una vieja canción llamada “El ropavejero” de mi muy admirado compositor, Francisco Gabilondo Soler, alias Cri Cri, que alegró con su música tantos momentos de aquella época de la que guardo en mi memoria, muchísimos y detallados momentos.

También, ayer en Facebook, me topé con una frase de John Lennon que dice así: “Vivir es fácil con los ojos cerrados, entendiendo mal todo lo que ves”. Y fue entonces cuando empecé a atar cabos respecto a una situación últimamente recurrente a mi alrededor y que me produce más muecas que sonrisas y por lo tanto, me obliga a decir mi parecer contrario a lo que escucho.

A estas alturas de mi vida, ya no creo en las casualidades y cuando un tema empieza a repetirse en mi vida, veo que es la señal de mirarme en el espejo. Y lo es porque somos energía y atraemos aquello que vibra de manera semejante a como lo hacemos nosotros, aunque sea contrario a nuestra opinión personal y que rechazamos. A nuestra mente le da lo mismo que algo nos guste o nos disguste, el caso es que teniéndolo presente en ella, basta para que venga hacia nosotros.

De ahí, que haya pensado en “El ropavejero”, el viejo y mítico ser que va recogiendo por las calles de la gran ciudad todo aquello que queramos darle, venderle o cambiarle. Y ya va siendo hora de que yo le entregue también, en alusión a su letra llena de sabiduría, a esos “chamacos malcriados y miedosos que acostumbran a dar chillidos o gritar”. Es decir, a esos rumores de pasillo que hacen trajes a medida de cualquier persona, a esos disparates que escucho día tras día y que, a fuerza de no callarme, termino llevándomelos conmigo porque me veo obligada a contradecir y enfrentarme con algunas personas para que no desaten su lengua en contra de aquellos a quienes no se atreven a atacar frente a frente.

Está llegando el momento en que me resulta como meter las manos en el barro y secármelas con una servilleta de papel, pero con mi mente. Siento que me las llevo sucias, o como cuando pisas un chicle caliente y tu zapato te lleva con un andar pegajoso. Y, por eso mismo, entregaré al ropavejero, “los periódicos viejos y tiliches chamuscados” que pasen a mi vera. También se irán con él las “comadres chismosas, cotorras latosas y viejas regañonas para que las meta en su costal”.

Seguramente siga yo sin callarme y no miraré de lado cuando algo me disguste, pero voy a procurar que ahí quede la cosa, donde mismo la escuche, porque esos “niños o chamacos malcriados” que vociferan lo que no es asunto suyo, en realidad lo hacen por miedo a llevar las riendas de su propia vida, que tendrá los mismos vaivenes que los de cualquier mortal que se precie. Siempre es mejor comentar los de otro para no pensar en los que uno tiene por resolver en su propia realidad. Una realidad que no comprenden porque la ven cerrando los ojos a su corazón.

No tiene que parecernos bien todo lo que hagan los demás. No podemos estar todos de acuerdo en todo, pero sí es bueno saber que una mente tranquila ha de ser el producto de nuestros pensamientos y obras.  Nuestra percepción de los avatares de quienes nos rodean es subjetiva al cien por cien, porque no calzamos sus zapatos ni tenemos vela en otro entierro que no sea el nuestro. Y si acaso, interactuamos con alguien cuya influencia no nos resulta favorable, respiremos y pensemos qué nos ha llevado hasta allí. Nada llega por casualidad a nuestro lado y si no nos gusta esa realidad, éste es el momento de empezar a cambiar nuestra parte a través de nuestra vibración. El Universo siempre escucha nuestras peticiones y nuestros pensamientos son nuestra voz. Estemos atentos a lo que alberga nuestra mente según queramos que sean los resultados.

 Mientras tanto y por mi parte, ya estoy sacando a la puerta todos los “tiliches y periódicos viejos” míos y ajenos, para que el ropavejero se los lleve en su costal. No quiero acumular más, aunque sean nuevos. El caso es que no sirven más que para enredar.

 Chole Limón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s