No importa en qué dirección vayas

No importa en qué dirección vayas, todos los caminos te llevan a casa.

Está la mar de bien, decirle eso a la gente, pero se ha afirmado tan a menudo que ahora no parece más que un aforismo trillado. O sea, “Las respuestas están dentro de ti” está a sólo un paso de distancia de “La fuerza está contigo”.

Sin embargo, estoy aquí para decirte que absolutamente todo lo que necesitas saber lo sabías cuando naciste. En verdad, viniste aquí a demostrar eso.

Estas declaraciones que estás haciendo están simplemente tan… no sé… desconectadas de nuestra experiencia real. ¿Cómo puedo creer que cada respuesta está “dentro de mí” y ha estado ahí desde que nací, cuando siento que tengo tanto para aprender?

No tienes nada  que aprender. Lo único que tienes que hacer es recordar. La vida es un proceso de crecimiento. El crecimiento es la evidencia de la presencia y la expresión de la Divinidad. Toda la vida funciona de esta forma.

Piensa en el árbol que ves desde tu ventana. No sabe más ahora, cuando tiene cinco metros de altura y te cubre con la sombra de su gigantesca copa, de lo que sabía cuando era un minúsculo brote. Toda la información que necesitaba para convertirse en lo que es hoy estaba contenida en su semilla. No tuvo que aprender nada. Simplemente tuvo que crecer. Para crecer usó la información que estaba encerrada en su memoria celular.

No eres diferente del árbol.

¿No he dicho  “Incluso antes de que me preguntes, habré contestado”?

Sí, sí, pero…bueno tengo que preguntarlo otra vez… ¿Entonces qué sentido tiene esta conversación? ¿Por qué hablar a nadie sobre nada, y cuánto menos rezarle o hablarle a Dios?

Incluso el árbol necesita que el sol estimule su crecimiento.

Toda la vida está interconectada. Ningún aspecto ni individualización del Todo actúa independientemente de cualquier otro aspecto o individualización. La vida, de forma continua, crea interactivamente. Estamos produciendo resultados mutuamente. No hay ninguna otra forma en que podamos producirlos.

Tu conversación con otros y toda la información que te viene del mundo exterior son como los rayos del sol. Hacen que las semillas que hay dentro de ti crezcan.

Hay muchas cosas que existen en tu mundo exterior. Aún  así esas personas, lugares, objetos y acontecimientos son sólo recordatorios. Son como señales de tráfico.

Es en eso, en realidad, en lo que consiste el “mundo exterior”. El mundo físico está diseñado para proporcionarte un contexto dentro del cual puedas experimentar en el afuera lo que conoces dentro de ti.

—–

Fragmento. En Casa con Dios. Una vida que nunca termina.  5 – No importa en qué dirección vayas, todos los caminos te llevan a casa. Autor: Neale Donald Walsch.

—–

¿No te parece que estaría bien dejar de preguntarnos cuándo y cómo e interiorizar – dentro de ti, dentro de mí – para conocer las respuestas?  ¿Qué es lo que tenemos cerca? Simplemente lo que atraemos con nuestra propia vibración, lo que nos es semejante. No podemos remar contracorriente y buscar armonía.          ChL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s