La meditación: cómo escuchar nuestra voz interior.

Al final de una sesión de meditación (tanto si dura un minuto como una hora) mi mente está mucho más apaciguada, gracias a lo cual puedo oír mi vocecilla interna con mayor claridad. Entonces me pregunto: «¿A qué aspecto de mi vida no estoy prestando la atención debida?» Y entonces aguardo y escucho.

Con el tiempo, he aprendido a confiar y a reconocer mi voz interior. Todo el mundo puede hacerlo. Si practicamos su escucha en los instantes de tranquilidad, aprenderemos a acceder a ella en los momentos de estrés, que es cuando más la necesitamos.

mandala

Atendiendo a nuestra sabiduría interior, sabremos reconocer los problemas en cuanto se manifiesten, cuando aún estemos a tiempo de rectificar. Como dijo Oprah Winfrey en cierta ocasión: «Escucha el susurro antes de que se convierta en un grito».

Fragmento prólogo, página 13. La dieta del alma. Autora: Marianne Williamson. Ediciones Urano.

Acallar la mente no es difícil, tan sólo es preciso mantener la atención, nuestra consciencia, en cualquier cosa que hagamos para que ella no deambule con pensamientos que nos aparten de nuestra verdadera esencia. Practicar la meditación es la primera llave para escuchar nuestra propia voz, nuestra voz interior.          ChL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s