Compromiso

Todo ser humano, dado su origen divino, tiende de forma natural hacia la conexión, la creatividad y la alegría. Ese gesto fluye de forma natural en la experiencia humana, igual que el capullo de rosa tiende por sí mismo hacia la plenitud de la flor. La diferencia entre la rosa y tú radica en que, como ser humano, tú puedes elegir si quieres florecer o no.

Si el capullo de rosa fuera capaz, de algún modo, de negar a la flor el derecho a manifestarse, ¿qué pasaría con la energía que lo impulsa a florecer? ¿Se destruiría? ¿Desaparecería? No, porque la energía no se puede destruir.

Fragmento:  Lección 12. Adquiere un compromiso contigo misma. LA DIETA DEL ALMA. Autora: Marianne Williamson. Editorial Urano – 2011 – de la traducción por Victoria Simó Perales.

¿Y tú? ¿Prefieres florecer o mantenerte anclado en el pasado, responsabilizando a los demás de todo lo que te ha ocurrido y ocurre? Si asumes el mando, comprometiéndote con tu propia vida, desarrollarás lo mejor de ti. Esa es la manera de abrir cualquier puerta.  ChL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s