Es que tú

Curiosidades de la vida son aquellas que nos ponen en situaciones que no imaginábamos estar algún día. Una de ellas es haberme aficionado a la cocina y a la repostería después de tantos años deseando que otra persona se ocupara de hacerlo para mí. Y mira por donde ahora es una de las cosas que más me relaja. Por ello, ahora soy el ejemplo vivo de ese viejo refrán que reza: “nunca digas: de esta agua no beberé”.

No es la primera vez que me pasa, ya son tantas que no alcanzo a recordarlas todas, pero esta es por demás particular, porque surgió por evitar otra que antes sí me gustaba. Yo era de ese tipo de personas que siempre ven las noticias. Y lo hacía antes de ir al trabajo, durante la comida y después de cenar. Estaba perfectamente enterada del día a día pero me cansé de estarlo tanto y no creo que nadie pueda echármelo en cara, porque no es para menos.

Y es que antes, se diferenciaba la prensa escrita entre blanca y amarilla – los más antiguos recordamos aquel diario llamado “El Caso” –  pero ahora prácticamente es toda igual y en cualquier medio de comunicación. Sólo se vende el escándalo, la corrupción, la denuncia, los juicios y encarcelamientos, la violencia entre personas que antes se querían y ahora abusan los unos de los otros  y toda una serie de cosas que nos dejan con la sensación de descomposición total de la sociedad en la que vivimos, dentro y fuera de nuestras fronteras. Y yo no estoy ya por la labor de empezar el día pensando que todo va de mal en peor o  irme todos los días a la cama con el estómago encogido.

Creo que he tenido la suerte de vislumbrar que la cosa iba a seguir por los mismos derroteros durante largo tiempo y decidí abstraerme de todo ello. Sé que no va a dejar de existir porque yo no lo vea pero sí sé que no puedo hundirme porque haya  muchas cosas que ya no funcionan. Tengo que seguir andando y mejorar el mundo que puedo controlar. Aquello que yo puedo hacer mejor para ayudar a los que me rodean y que son mi área de influencia.

Hay quien me dice que si me dan igual las cosas, que si yo no me enfado por nada y, a su manera, sé que me  lo reprocha cuando no discuto por discutir. Pero siempre digo lo mismo, que soy responsable de mis actos pero no soy quien para juzgar los de los demás. Bastante tengo con las culpas con las que me he cargado queriendo y sin querer. ¿Quién soy yo para levantar un dedo acusador hacia todo como si no me hubiera equivocado nunca? Pues claro que me he equivocado y mucho, como todos, o quizá un poco más.

Por eso, por eso mismo, una de las frases que más cansinas me resultan en boca propia o ajena, en la televisión, en la prensa, o en cualquier otro foro, como el trabajo, es aquella que componen tres simples palabras: “Es que tú”. También pueden ser “ellos”; qué más da. El caso es hacer reproches que se personalizan en terceros por nuestro desencanto. Ya sé que hay muchas  cosas que nos disgustan y que gracias a muchos movimientos sociales se han parado abusos, como también sé que hay mecanismos para que cada uno depure sus responsabilidades. Lo que no me va es ser parte de una nueva sociedad que se cree autorizada a linchar a todo aquel que no le gusta, siempre enfadada y mirando de reojo lo que hacen los demás para ponerles una “letra escarlata”. No está bien y no es justo, porque difícilmente se puede regenerar nada sembrándolo todo de odio. Ni todo es bueno ni todo es malo y en ambos lados de la balanza siempre encontraremos algo de nosotros mismos.

No es, por tanto, de extrañar que me haya aficionado a ver programas de cocina – y también documentales de pingüinos – y ahora disfrute con ello. ¡Quién me lo iba a decir!

Chole Limón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s