Un pequeño consejo

Y, por último, un pequeño consejo –Clara, profundamente conmovida asintió para que Clarita, que tenía ahora una edad avanzada pero indefinible continuara-:  conserva y potencia siempre la capacidad de reírte de ti misma, es un buen antídoto, pues te ayudará a ser compasiva contigo y con los demás y a estar siempre dispuesta a empezar de nuevo, que al fin y al cabo es lo que cada día hacemos.

Fragmento capitulo X, página 268 – Clara y los espejos – autora: Marisa Eddy – Entrelíneas Editores – 1ª edición  2006.

Tenemos la capacidad de dar a cada cosa el valor que queramos darle. De nosotros depende comportarnos como jueces o como simples observadores, sin culparnos ni a nosotros mismos ni a los demás. Sin perder nunca uno de los principales motores del amor: la alegría de vivir, que es también la madre del buen humor.     ChL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s