Bienvenidos a este blog

¿Te has planteado alguna vez que “el mejor maestro se sienta en tu silla”? También me pareció curioso este proverbio sufí cuando lo leí por primera vez y por eso es mi frase de bienvenida a este blog.

De verdad, no dudes que tú eres un maestro, de hecho, todos lo somos. Si no, ¿cómo hemos de llamar a todo ser que llega a este mundo y emprende un camino lleno de contrastes, haciendo de su experiencia la mayor de sus riquezas? Ya sé que todos no podemos ser filósofos, grandes pensadores, sabios o santos, pero sólo tú sabes cómo has dado tus pasos.

Por eso mismo, hace ya algunos años empecé a escribir sobre cómo vivimos las llamadas personas normales, en el día a día, las enseñanzas que nos transmiten todas las corrientes de pensamiento, porque – parafraseando a André Malraux – “todo hombre es un loco, pero ¿qué es un destino humano, sino una vida de esfuerzo para unir a ese loco con el universo?”.  Nosotros, tú y yo, nacemos, vivimos y morimos; experimentamos momentos trascendentes y anodinos, subimos escaleras y caemos por cascadas, hasta que logramos desarrollar la flexibilidad del bambú.  En definitiva, vamos recorriendo esa diversidad que nos lleva, a lo largo de nuestras vidas, a conocer todos los extremos. Lo importante es que lo hagamos de una manera consciente para disfrutar del trayecto, sabiendo que siempre se puede empezar de nuevo.

Afortunadamente, hay muchas fuentes de las que beber en el camino de la vida, según sea tu forma de ver las cosas. Si como es mi caso, has sido un buscador, posiblemente ya te habrás dado cuenta de que hay tanta información y escuelas que al final, o eres tú quien de verdad siente las cosas en su corazón, o sólo tendrás en tu mente ideas que no son tuyas y dejarás de usar tu propio criterio para vivir tu vida.

Nuestra es la capacidad de discernir y asimilar las señales que el Universo nos va dejando y comprender su significado. Éstas pueden aparecer de cualquier forma, incluso bajo la apariencia de una viejecita con la que hablamos en la parada del autobús, por ejemplo. Lo importante es que seamos capaces de dejar abierta la puerta a nuestra intuición, que es la voz de nuestro verdadero ser.

Chole Limón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s